VOS I Agusti Guerrero


Escuché por primera vez las verdaderas voces de Julia Roberts o Marilyn Monroe, dos de mis estrellas de Hollywood favoritas desde niño, más o menos alrededor de los 23 años. Mi primera vez con aquello que llaman VOS (versión original subtitulada) fue durante mis últimos años de universidad.


¿Cómo podemos valorar la interpretación de un actor prescindiendo de uno de los rasgos más característicos de su identidad? ¿Cómo no me había dado cuenta antes? Sé que mi reacción fue extremadamente tardía, pero os aseguro que estoy rodeado de gente que ni se lo ha planteado. La cultura del doblaje está tan extendida y asumida en España, quizá desde que empezaron a proyectarse en el país las películas sonoras, que posiblemente provoque en sus habitantes un estado de inercia del que es más difícil despertar que en otros países.


Hasta hace apenas unos años, el consumidor de cine en España asumía que todo el cine que iba a ver, viniese de donde viniese, iba a ser en castellano. Hoy todavía es difícil encontrar estrenos en versión original: solo algunas salas de las grandes ciudades ofrecen escasas proyecciones.


Sí, existen trabajos de doblaje interesantes, pero no dejan de ser la adaptación en castellano de una historia, cosa que modificará la obra. Pues, en realidad, como afirmó León-Portilla, ¿no son las lenguas talayas diferentes para ver el mundo? Si consumimos productos adaptados siempre a una única forma de percibir la realidad nos estamos perdiendo un amplio abanico de percepciones, experiencias y ventanas desde las que contemplar el mundo.


Y aprender una nueva lengua, comprender cómo una cultura observa el mundo que les rodea, es uno de los procesos más enriquecedores que puede experimentar el ser humano. Observad, por ejemplo, este interesante acercamiento al vasco, cuyo origen todavía desconocemos.


¿O pensáis que exagero?

Tags:

Featured Posts