Te recuerdo muy bien en el Chelsea Hotel | Villa Romero


Hay lugares en el mundo que concentran por casualidad, suerte o cúmulo de circunstancias, que es prácticamente repetir tres veces lo mismo, una fuente inagotable de creatividad. Uno de ellos, y puede que el más especial de la historia, es el Chelsea Hotel de Nueva York, una posta de segunda clase pero escenario de algunas de las mayores leyendas culturales del siglo XX.


Cuentan que Arthur Miller llegó al hotel huyendo de Marilyn Monroe, como si no debiera estar penado huir de según qué sitios, y que entre sus habitaciones escribió Arthur C. Clarke toda una odisea del espacio. Fue allí donde rodó Warhol su primer éxito comercial como director, Chelsea Girls, la cual se recuerda más por su cartel que por su trama. Se dice que Patti Smith y Robert Mapplethorpe se hospedaron sin pagar durante meses, tras prometer sin dudarlo un solo instante, que algún día serían famosos; allí encontró Sid Vicius a Nancy muerta en su habitación, poco antes de morirse él de pena (y sobredosis); una joven Madonna puso allí su “nidito de amor”; entre sus sucias paredes compuso Bob Dylan “Blood on the Tracks” y su némesis en el camino a un Nobel musical, Leonard Cohen, se acostó con Janis Joplin por casualidad mientras buscaba a Brigitte Bardot, en lo que es la cita mejor recitada de la historia de la música: Chelsea Hotel #2.


Hospedarte en el Chelsea Hotel y no acabar con tu propia página de Wikipedia parece, sin ninguna duda, el mayor de los fracasos. Un caso inexplicable desde cualquier ámbito sociológico: genios sin paisaje cultural común, ni lazo generacional o intelectual, modelando sus penurias bajo las mismas cuatro paredes.


No se me ocurre mejor excusa para viajar a Nueva York. ¿Y a ti?

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter